La cura de Meditar.

La meditación es la única herramienta que tenemos para curar nuestras tensiones mentales, la medicina tradicional alivia estos problemas también, pero atacan las perturbaciones (ansiedad, depresión, miedos) y no la causa de esta.

Es como poner el dedo en un agujero que sale agua, se detiene por un momento pero cuando se retira el dedo el agua continúa saliendo.


La práctica de la meditación nos permite poner no solo un tapón en dicho agujero si no que también nos hace descubrir que causó el problema, entenderlo para no repetirlo, o aceptarlo si la causa no tiene una solución.


Pero se requiere como todo tratamiento unas pautas, si el médico nos receta un tratamiento de varios meses y solo lo aplicamos unos días, posiblemente no funcione.

De igual forma sucede con la práctica de la meditación, un día nos servirá para calmarnos momentáneamente pero no resolverá el problema.


La práctica debe ser continuada, bastaría con unos 20’ o 30’ a día, pero si aplicamos más tiempo y más veces al día los resultados son mejores y más prolongados. Lo recomendable sería hacerlo mañana y noche, pero menos es más que nada.




Pero la ignorancia, las contaminaciones


mentales, los problemas de la vida cotidiana, no cesan nunca, por tanto la práctica será una tónica común en nuestras vidas, integrándolos como algo más que debemos hacer, como comer, dormir, acudir al trabajo y meditar.

El cambio es lento y con ello cultivamos otra virtud, la paciencia, por tanto la práctica es la única herramienta para sanar nuestras mentes, siempre hay que estar alerta para que esta no nos boicotee una y otra vez. Upasaka Sergio Diez


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo