¿CUAL ES TU NATURALEZA?

Los días en el monasterio pasaban lentos, la rutina hacía que los días fueran unos iguales al otro, Shum po nuestro joven monje estaba sumergido ya de lleno en la temática del templo se sentía uno mas con el entorno, habían pasado ya dos años desde sus inicios como monje novel y ya formaba parte de la sangha de monjes, Shum po estudiaba con los monjes mayores y ya dejaba atrás las rutinas de los novicios, esas tareas recaían en los nuevos monjes que hacía poco habían sido ordenados.


Pero nuestro amigo monje seguía sus practicas cada vez mas profundas construyendo su nueva vida, desaprendiendo lo aprendido para poder entender y aprender cosas nuevas. Las enseñanzas del Buddha eran profundas y complejas, pero sabias y buenas en su principio, en el medio y en su final, la practica de la meditación y el estudio de las enseñanzas del Buddha le llevaban la mayor parte del día. Su maestro cada vez le proponía retos mas complicados, observando la naturaleza de estos, y llegando a tener una compresión de los mismo como nunca había tenido, la vida tenia sentido ahora para él, Shum po observaba los fenómenos que ocurrían a su alrededor como algo normal, sin aversión ni deseo por lo que sus sentidos le mostraban.




Una tarde de paseo con su maestro, en mitad del bosque, junto al lago que tantas respuestas le había dado, estaba siguiendo sus pasos en perfecto silencio, observando con atención cada paso, en una meditación caminado que muy a menudo realizaban juntos, a veces Shum po rompía el silencio con una pregunta que su maestro contestaba siempre con mucha paciencia y sabiduría, pero ese día nadie hablaba, los dos paseando en plena consciencia estaban atentos, siempre atentos a cualquier estimulo sensorial para observarlos con total imparcialidad. De repente su maestro se detuvo junto al lago en una especie de laguna que se había creado, en un charco relativamente grande, había un escorpión queriendo salir de el y evitar ahogarse, su maestro se agacho, observo he intento con sus manos sacar al escorpión de dicho atolladero, pero el escorpión interpretando sus intenciones como un ataque lanzaba su cola venenosa contra la mano del maestro, el maestro era picado pero aun así seguía intentado sacar al escorpión del agua, y así uno intentado ayudar y el otro intentado defenderse, hasta que con la ayuda de una rama pequeña el maestro pudo sacar al escorpión del agua y huyo de manera rápida debajo de una roca.


Shum po vio que la mano de su maestro se hinchaba y que la aun así tenía un rostro de satisfacción por haber ayudado, nuestro monje no entendía nada así que dijo…

- Maestro, ¿Por qué se obcecaba en querer ayudar a ese bicho si no hace otra cosa que picarlo? ¿no ve que no quiere ser ayudado?

- Querido Shum po, todos cuando estamos en aprietos reaccionamos desde nuestros instintos mas primitivos, huimos, luchamos o nos quedamos paralizados por el pánico.

- Si maestro, pero mire su mano, esta desfigurada¡¡¡- exclamo Shum po

- Escucha bien joven Shum po, la naturaleza del escorpión es la de picar, la mía la de ayudar. Cada uno cumple con su propia naturaleza, ni el lo hace por rencor u odio hacia mí, ni yo lo hago esperando nada de él. Solo que cada uno sigue lo que su naturaleza le ha enseñado.


Shum po quedo en silencio comprendiendo por completo la enseñanza de aquello que había ocurrido, los dos como si ya todo aquellos fuera ya cosa de un pasado muy lejano, continuaron su paseo por el sendero que discurría cerca del bosque, allí en el mismo lago que tantas cosas le había enseñado




“a veces uno quiere ayudar con la intención de que en algún momento se puede cobrar el favor, eso no es correcto, cada uno de nosotros debe actuar con conciencia sobre las cosas que hace, dice y piensa. Solo uno puede dar aquello que tiene, de lo que está lleno, la pregunta es… ¿de que está lleno tu corazón? De amor o de odio, solo podrás proyectar tu naturaleza”

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo